El modelo circular, es un sistema de producción en el que prima el aprovechamiento de recursos y la reducción de las materias primas. Este sistema se convierte así en una alternativa al actual modelo de extracción, producción, consumo y eliminación del modelo económico lineal que se ha demostrado tiene un enorme impacto ambiental, y una gran dependencia del exterior, lo que hace a nuestra economía más dependiente, vulnerable y menos competitiva.

Se estima que nuestro país necesita más de dos veces y media su superficie para abastecer las necesidades de esta economía lineal. En cambio, el modelo circular actúa más a nivel local y no excede los recursos de su entorno.

De las «7 R» que forman el círculo en el que se basa la economía circular, el proyecto circular Humus-Spain puede intervenir en la R referente a Reciclar. Aunque la puesta en marcha del proyecto no incide en la producción de residuos ganaderos, si influye sobre su existencia y acumulación, ya que al reciclarse dejan de ser un residuo para convertirse en un «subproducto valorizado» en forma de enmienda orgánica.

Por otra parte la puesta en marcha del proyecto también incide en la NO dependencia de fertilizantes fabricados en el exterior, ya que su circulo de reciclaje proveerá de fertilizantes orgánicos de manera local.

El tratamiento que se den a lo residuos será fundamental para la consecución de los objetivos planteados por esta estrategia, es por ello que incluye una normativa que incluye y revisa la actual Ley de residuos y suelos contaminados vigente desde 2011, y establece medidas para proteger la salud humana y el medio ambiente reduciendo el impacto global del uso de los recursos e impulsando una economía baja en carbono en España (objetivo de emisión por debajo de los 10 millones de toneladas de CO2eq1 para el 2030); que aspira a ser un país neutro en emisiones en 2050 de acuerdo con la estrategia española a largo plazo para la descarbonización.

El texto normativo refuerza la jerarquía de residuos o, lo que es lo mismo, el orden de prioridad en las opciones de gestión de estos: prevención, preparación para la reutilización, reciclado, otro tipo de valorización (incluida la valorización energética) y, como última opción, la eliminación. Esta debería ser la última opción, por ello se decide gravar con una tasa la incineración, la coincineración y el depósito en vertedero de los residuos.

 

La Estrategia establece unas orientaciones estratégicas a modo de decálogo y se marca una serie de objetivos cuantitativos a alcanzar para el año 2030. Veamos algunos objetivos de la estrategia y lo que puede aportar el proyecto en cada uno:

1. Proteger el medio ambiente y garantizar la salud de las personas reduciendo el uso de recursos naturales no renovables y reutilizando en el ciclo de producción los materiales contenidos en los residuos como materias primas secundarias.

→ Que aporta el proyecto en este objetivo: reutilización de residuos al convertirlos en un subproducto de alto valor como es el humus, obtenido como resultado de un proceso de compostaje ecológico sin uso apenas de energías contaminantes.

 

3. Favorecer la aplicación efectiva del principio de jerarquía de los residuos, promoviendo la prevención de su generación, fomentando la reutilización, fortaleciendo el reciclado y favoreciendo su trazabilidad.

→ Que aporta el proyecto en este objetivo: en este caso, actúa sobre el residuo en su jerarquía inicial, fortalece su reciclado para transformarlo en un producto más ecológico y de mayor valor, y por último se puede seguir su trazabilidad.

 

4. Promover pautas que incrementen la innovación y la eficiencia global de los procesos productivos, mediante la adopción de medidas como la implantación de sistemas de gestión ambiental.

→ Que aporta el proyecto en este objetivo: es lo que propone el proyecto, un sistema de gestión ambiental en el lugar donde se produce y acumula el residuo. En este caso estiércoles en la propia explotación ganadera.

 

7. Facilitar y promover la creación de los cauces adecuados para facilitar el intercambio de información y la coordinación con las Administraciones públicas, la comunidad científica y tecnológica y los agentes económicos y sociales, de manera que se creen sinergias que favorezcan la transición.

→ Que aporta el proyecto en este objetivo: crear grupos de trabajo con la comunidad científica compartiendo datos de comportamiento de las diferentes tipos de residuos agrarios tratados en la planta de compostaje, para de esta manera poder medir su eficacia.

De igual manera, el proyecto tiene interés en compartir datos con los agentes económicos y sociales para que puedan estudiar si este proyecto resulta de su interés, y poder valorar diferentes vías de inversión o financiación.

 

8. Difundir la importancia de avanzar desde la economía lineal hacia una economía circular, fomentando la transparencia de los procesos, la concienciación y sensibilización de la ciudadanía.

→ Que aporta el proyecto en este objetivo: uno de los objetivos del proyecto es precisamente el de la sensibilización ambiental. Por ello, se quiere informar a las partes interesadas, sobretodo agricultores y ganaderos, que este proceso circular es posible y además necesario para una actividad agraria más sostenible. También que entiendan los beneficios ambientales asociados a esta actividad circular.

Para lograrlo, además de esta web, se tiene planificado llevar a cabo acciones de divulgación a través de otros medios.

 

9. Fomentar el uso de indicadores comunes, transparentes y accesibles que permitan conocer el grado de implantación de la economía circular.

→ Que aporta el proyecto en este objetivo: para valorar el grado de implantación de este proyecto circular, se establecerán indicadores como la cantidad de residuo tratada en la planta de reciclaje, cantidad de humus obtenido, superficie de suelo tratada con humus o la retención en el suelo de carbono. Los datos serán publicados en la web del proyecto y serán de acceso público.

 

10. Promover la incorporación de indicadores del impacto social y ambiental derivados del funcionamiento de las empresas, para poder evaluar más allá de los beneficios económicos que se generen en las mismas, como consecuencia de su compromiso con la economía circular.

→ Que aporta el proyecto en este objetivo: se establecerán indicadores de impacto ambiental como la cantidad de GEI evitados de escapar a la atmósfera. Cantidad de CO2 retenido por suelos tratados con el humus obtenido del proceso de reciclaje, o el potencial de «secuestro de carbono» si se tratara una mayor extensión de suelo con humus. Indicadores sociales como el número de personas contratadas por la puesta en marcha del proyecto.

11. Consolidar políticas de empleo que favorezcan la transición hacia una economía circular, identificando nuevos yacimientos de empleo y facilitando la creación de capacidades para los mismos.

→ Que aporta el proyecto en este objetivo: Identifica un nuevo nicho de empleo que define como «Gestor de Residuos Agrarios». Facilita información y formación a todas aquellas personas interesadas en emprender en zona rural.

 

 

Acceso a la Estrategia Española de Economía Circular.