La Estrategia Española de Economía Circular y el Proyecto Circular Humus-Spain

 

El modelo circular, es un sistema de producción en el que prima el aprovechamiento de recursos y la reducción de las materias primas. Este sistema se convierte así en una alternativa al actual modelo de extracción, producción, consumo y eliminación del modelo económico lineal que se ha demostrado tiene un enorme impacto ambiental, y una gran dependencia del exterior, lo que hace a nuestra economía más dependiente, vulnerable y menos competitiva.

Se estima que nuestro país necesita más de dos veces y media su superficie para abastecer las necesidades de esta economía lineal. En cambio, el modelo circular actúa más a nivel local y no excede los recursos de su entorno.

De las «7 R» que forman el círculo en el que se basa la economía circular, el proyecto circular Humus-Spain puede intervenir en la R referente a Reciclar. Aunque la puesta en marcha del proyecto no incide en la producción de residuos ganaderos, si influye sobre su existencia y acumulación, ya que al reciclarse dejan de ser un residuo para convertirse en un «subproducto valorizado» en forma de enmienda orgánica.

Por otra parte la puesta en marcha del proyecto también incide en la NO dependencia de fertilizantes fabricados en el exterior, ya que su circulo de reciclaje proveerá de fertilizantes orgánicos de manera local.

El tratamiento que se den a lo residuos será fundamental para la consecución de los objetivos planteados por esta estrategia, es por ello que incluye una normativa que incluye y revisa la actual Ley de residuos y suelos contaminados vigente desde 2011, y establece medidas para proteger la salud humana y el medio ambiente reduciendo el impacto global del uso de los recursos e impulsando una economía baja en carbono en España (objetivo de emisión por debajo de los 10 millones de toneladas de CO2eq1 para el 2030); que aspira a ser un país neutro en emisiones en 2050 de acuerdo con la estrategia española a largo plazo para la descarbonización.

El texto normativo refuerza la jerarquía de residuos o, lo que es lo mismo, el orden de prioridad en las opciones de gestión de estos: prevención, preparación para la reutilización, reciclado, otro tipo de valorización (incluida la valorización energética) y, como última opción, la eliminación. Esta debería ser la última opción, por ello se decide gravar con una tasa la incineración, la coincineración y el depósito en vertedero de los residuos.

 

La Estrategia establece unas orientaciones estratégicas a modo de decálogo y se marca una serie de objetivos cuantitativos a alcanzar para el año 2030. Veamos algunos objetivos de la estrategia y lo que puede aportar el proyecto en cada uno:

1. Proteger el medio ambiente y garantizar la salud de las personas reduciendo el uso de recursos naturales no renovables y reutilizando en el ciclo de producción los materiales contenidos en los residuos como materias primas secundarias.

→ Que aporta el proyecto en este objetivo: reutilización de residuos al convertirlos en un subproducto de alto valor como es el humus, obtenido como resultado de un proceso de compostaje ecológico sin uso apenas de energías contaminantes.

 

3. Favorecer la aplicación efectiva del principio de jerarquía de los residuos, promoviendo la prevención de su generación, fomentando la reutilización, fortaleciendo el reciclado y favoreciendo su trazabilidad.

→ Que aporta el proyecto en este objetivo: en este caso, actúa sobre el residuo en su jerarquía inicial, fortalece su reciclado para transformarlo en un producto más ecológico y de mayor valor, y por último se puede seguir su trazabilidad.

 

4. Promover pautas que incrementen la innovación y la eficiencia global de los procesos productivos, mediante la adopción de medidas como la implantación de sistemas de gestión ambiental.

→ Que aporta el proyecto en este objetivo: es lo que propone el proyecto, un sistema de gestión ambiental en el lugar donde se produce y acumula el residuo. En este caso estiércoles en la propia explotación ganadera.

 

7. Facilitar y promover la creación de los cauces adecuados para facilitar el intercambio de información y la coordinación con las Administraciones públicas, la comunidad científica y tecnológica y los agentes económicos y sociales, de manera que se creen sinergias que favorezcan la transición.

→ Que aporta el proyecto en este objetivo: crear grupos de trabajo con la comunidad científica compartiendo datos de comportamiento de las diferentes tipos de residuos agrarios tratados en la planta de compostaje, para de esta manera poder medir su eficacia.

De igual manera, el proyecto tiene interés en compartir datos con los agentes económicos y sociales para que puedan estudiar si este proyecto resulta de su interés, y poder valorar diferentes vías de inversión o financiación.

 

8. Difundir la importancia de avanzar desde la economía lineal hacia una economía circular, fomentando la transparencia de los procesos, la concienciación y sensibilización de la ciudadanía.

→ Que aporta el proyecto en este objetivo: uno de los objetivos del proyecto es precisamente el de la sensibilización ambiental. Por ello, se quiere informar a las partes interesadas, sobretodo agricultores y ganaderos, que este proceso circular es posible y además necesario para una actividad agraria más sostenible. También que entiendan los beneficios ambientales asociados a esta actividad circular.

Para lograrlo, además de esta web, se tiene planificado llevar a cabo acciones de divulgación a través de otros medios.

 

9. Fomentar el uso de indicadores comunes, transparentes y accesibles que permitan conocer el grado de implantación de la economía circular.

→ Que aporta el proyecto en este objetivo: para valorar el grado de implantación de este proyecto circular, se establecerán indicadores como la cantidad de residuo tratada en la planta de reciclaje, cantidad de humus obtenido, superficie de suelo tratada con humus o la retención en el suelo de carbono. Los datos serán publicados en la web del proyecto y serán de acceso público.

 

10. Promover la incorporación de indicadores del impacto social y ambiental derivados del funcionamiento de las empresas, para poder evaluar más allá de los beneficios económicos que se generen en las mismas, como consecuencia de su compromiso con la economía circular.

→ Que aporta el proyecto en este objetivo: se establecerán indicadores de impacto ambiental como la cantidad de GEI evitados de escapar a la atmósfera. Cantidad de CO2 retenido por suelos tratados con el humus obtenido del proceso de reciclaje, o el potencial de «secuestro de carbono» si se tratara una mayor extensión de suelo con humus. Indicadores sociales como el número de personas contratadas por la puesta en marcha del proyecto.

11. Consolidar políticas de empleo que favorezcan la transición hacia una economía circular, identificando nuevos yacimientos de empleo y facilitando la creación de capacidades para los mismos.

→ Que aporta el proyecto en este objetivo: Identifica un nuevo nicho de empleo que define como «Gestor de Residuos Agrarios». Facilita información y formación a todas aquellas personas interesadas en emprender en zona rural.

 

 

Acceso a la Estrategia Española de Economía Circular.

 

 

Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático (PNACC)

 

Los informes del IPCC señalan al sur de Europa y la cuenca del Mediterráneo como las zonas más expuestas a los impactos derivados de la crisis climática, por lo que para España ésta es una cuestión esencial: sin una adecuada acción en materia de mitigación, las capacidades adaptativas se verán irremediablemente desbordadas.

De acuerdo al artículo 7 del mencionado Acuerdo de París, el Gobierno español a desarrollado el Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático (PNACC) 2021-2030 que se define como un instrumento de planificación básico para promover la acción coordinada frente a los efectos del cambio climático en España. Para ello el plan define objetivos, criterios, ámbitos de trabajo y líneas de acción para fomentar la adaptación y la resiliencia frente al cambio del clima. Su elaboración es el resultado de un proceso colectivo de análisis, reflexión y participación pública y empieza diciendo:

 

«El Plan Nacional de Adaptación cumple el objetivo fundamental de dar cumplimiento y desarrollar -a nivel de Estado español- los compromisos que nuestro país ha adquirido en el contexto internacional de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) cuyo artículo 4.1(b) establece que las Partes deberán formular, aplicar, publicar y actualizar regularmente programas nacionales y, según proceda, regionales, que contengan (…) medidas para facilitar la adaptación adecuada al cambio climático».

 

El Plan coordinado por de la Oficina Española de Cambio Climático (OECC) en sí no tiene objetivos establecidos y no aporta soluciones, si  no que se pretende integrar todos los proyectos e iniciativas encaminados a lograr una adaptación al cambio climático en España, en los distintos sectores, sistemas, ámbitos y niveles, buscando de forma activa la interacción entre todos ellos con el fin de que puedan beneficiarse mutuamente de los resultados que se vayan alcanzando. De esta manera se creará una base de datos estructurada a la que podrán acceder las partes interesadas para desarrollar sus propias estrategias.

El papel de  la OECC consiste en promover la generación de datos, herramientas e información relevantes para el desarrollo de cada evaluación de impactos y facilitar los procesos participativos.

Es decir, que la razón de ser de este plan, es que las estrategias de mitigación por si solas, de manera independiente no pueden solucionar los problemas ambientales, se necesita de una previsión, de unos datos, de contestar a ciertas preguntas, para después si, poder desarrollar estrategias adecuadas.

Preguntas como estas:

  • ¿Cuáles son los impactos clave del cambio climático a largo plazo?
  • ¿Hasta qué punto la adaptación puede reducir los efectos negativos del vulnerabilidad e cambio climático?
  • ¿Qué puede hacer un país o comunidad para adaptarse al cambio climático?
  • ¿Cómo pueden desarrollarse y evaluarse mejor las políticas de adaptación?

 

De las lineas de trabajo que comprende el PNACC, El Proyecto Circular Humus-Spain puede jugar su rol de actuación en varias de ellas, veamos como:

Agricultura: se ha demostrado que la mejor enmienda orgánica para la nueva y creciente agricultura de conservación, agricultura de precisión, y agricultura ecológica es el humus de lombriz, que será el subproducto obtenido como resultado del reciclaje de los biorresiduos recogidos por la planta de reciclaje. El uso de estas enmiendas en sustitución de fertilización química, está en concordancia con el objetivo del Gran Pacto Verde Europeo, de alcanzar una superficie agrícola ecológica de al menos el 25% para el 2030.

 

Áreas costeras: Aunque aparentemente no tendría relación con la actividad del proyecto, en realidad si lo tiene. Uno de los problemas actuales al que se están enfrentando las zonas costeras es el de la invasión de algas invasoras asiáticas. Además de los problemas que causa en el equilibrio del ecosistema marino, su retirada y acumulación también supone un problema por la emisión de Gases de Efecto Invernadero (GEI) y de mal olor.  Normalmente este biorresiduo acaba en las incineradoras municipales con el consiguiente daño ambiental. Además es un desperdicio no reutilizar esta biomasa tan rica en nutrientes para la agricultura. Tratando este biorresiduo en las ECOpilas de la planta de reciclaje del proyecto, se podrán reciclar para valorizarlo y convertirlo en un rico biofertilizante que puede utilizarse para la fertilización de suelos agrícolas.

 

Ciudad, urbanismo y vivienda: no cabe duda de que las ciudades se están transformando en lugares más sostenibles y sensibles con la naturaleza. La llamada agricultura urbana es toda una tendencia y cada vez encontramos más huertos urbanos. El humus producido en la planta de reciclaje puede ser utilizado como fertilizante en los espacios verdes de las ciudades. La ventaja principal con respecto a otros tipos de fertilizantes es su gran capacidad de retención hídrica, lo que constituye un gran ahorro en agua.

Por otro lado, recientemente se ha publicado un reporte científico sobre las ventajas a nivel de salud que constituye abonar los parques y jardines urbanos con humus. Su alto contenido en microbiota combate los patógenos del suelo y lo hace más seguro cuando se entra en contacto con este.

 

Protección de la salud: uno de los retos a nivel mundial es el de poder abastecer de alimentos a su creciente población y hacerlo de una forma segura. La actual pérdida de superficie agrícola debido a los cambios climáticos y al abusivo uso de la fertilización química, pone en peligro el poder abastecer de alimentos a toda una población mundial. Esto podría aumentar el uso de fertilización química para maximizar las cosechas y compensar esa pérdida de superficie agrícola. Esta mayor dependencia de la fertilización química amenaza la salud alimentaria.

Por contra, el reciclaje de estiércoles para su conversión en fertilizantes orgánicos, podrá abastecer a una mayor superficie de cultivos libres de químicos para la producción de alimentos más sanos y seguros.

 

Conservación biodiversidad: La recuperación de suelos empobrecidos resulta de vital importancia para la conservación y expansión de la biodiversidad terrestre. La biorremediación de suelos se ha posicionado como la mejor estrategia para afrontar este cometido. El uso de materia orgánica para recuperar superficie de suelo sin vida está creciendo exponencialmente por los óptimos resultados que se están obteniendo en aquellos lugares donde se emplean. La planta de BIOreciclaje que propone el proyecto, podrá suministrar grandes cantidades de estos compuestos orgánicos obtenidos como resultado del proceso de ECOreciclado, a empresas dedicadas a la recuperación de ecosistemas.

 

Suelos y desertificación: de todas estas lineas de actuación, es en la del suelo donde el Proyecto Humus-Spain juega su mayor papel.

Una parte importante de la superficie del territorio español está amenazada actualmente por procesos de desertificación, especialmente como consecuencia de los incendios forestales y de la pérdida de fertilidad en suelos de regadío por salinización y erosión. Las proyecciones del cambio climático señalan un incremento de dichos problemas de forma generalizada y, especialmente, en la España de clima mediterráneo seco y semiárido. De hecho, el Gobierno español ha declarado a la desertificación como el mayor problema ambiental de nuestro país.

Una de las estrategias más efectivas para luchar contra la desertificación y el cambio climático es el aporte de Materia Orgánica (MO) al suelo para cambiar su estructura y perfil isohúmico. Suelos ricos en MO son suelos vivos capaces de retener agua y de capturar carbono para sustentar una mayor y mejor vegetación. La puesta en marcha del proyecto podrá producir una gran cantidad de MO para llevar a acabo esta estrategia.

 

Estrategia de Descarbonización a Largo Plazo 2050

El 28 de noviembre de 2018, la Comisión Europea presentó su visión estratégica a largo plazo para una economía próspera, moderna, competitiva y neutra desde el punto de vista del clima de aquí a 2050, en consonancia con el objetivo del Acuerdo de París de mantener el aumento de la temperatura global muy por debajo de 2 °C y de proseguir los esfuerzos para mantenerlo en 1,5 °C.

La estrategia muestra cómo Europa puede liderar el camino hacia la neutralidad climática mediante la inversión en soluciones tecnológicas realistas, la capacitación de los ciudadanos y la armonización de la acción en ámbitos clave como la política industrial, la financiación o la investigación, garantizando al mismo tiempo la justicia social para una transición justa. La Comisión Europea apuesta por incrementar el objetivo europeo de reducción de emisiones a 2030, pasando de al menos un 40% respecto a 1990 a un mínimo de un 55%. 

En adhesión a esta estrategia, el Gobierno español a través del MITECO ha elaborado el documento «Estrategia de Descarbonización a Largo Plazo 2050 (ELP en adelante), que forma parte de una serie de 4 documentos que se recogen en El Marco Estratégico de Energía y Clima del Gobierno de España, que sienta las bases para la modernización de la economía española, la creación de empleo, el posicionamiento de liderazgo de España en las energías y tecnologías limpias que dominarán la próxima década, el desarrollo del medio rural, la mejora de la salud de las personas y el medio ambiente, y la justicia social.

La ELP marca las líneas a seguir para lograr que las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) en España sean neutras no más tarde de 2050, al tiempo que incluye las oportunidades que ofrece la descarbonización en términos de empleo, atracción de inversiones, activación económica, modernización y mejora de la competitividad empresarial e industrial.

España aspira a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en un 90% respecto a 1990. Esto implica reducir las emisiones de CO2 desde las 334 millones de toneladas equivalentes (MtCO2eq) emitidas en 2018 a un máximo de 29 MtCO2eq emitidas en 2050. El 10% restante de las emisiones será absorbido por los sumideros de carbono, que serán capaces de captar unas 37 MtCO2eq a mediados de siglo, lo que supone alcanzar la neutralidad climática.

 

A continuación vamos a ver como el Proyecto Circular Humus-Spain encaja en esta estrategia, concretamente en la descarbonización de los llamados sectores difusos. Estos son los sectores que abarcan las actividades no sujetas al comercio de derechos de emisión. Representan por tanto, aquellos sectores menos intensivos en el uso de la energía entre los que se encuentra el sector primario. En conjunto representan el 61% de todas las emisiones de GEI en España, y de este porcentaje, un 14% corresponde al sector agrícola (Fuente MITECO 2018).

Los sectores difusos deben contribuir al objetivo global de reducción de emisiones de la Unión Europea con una reducción del 30% respecto a los niveles de 2005 y en su Reglamento de reparto establece un objetivo para España del -26%. 

Para que España pueda cumplir con este porcentaje de asignación, la descarbonización de este sector  agrícola es de vital importancia ya que tiene un gran potencial como sumidero natural para fijar carbono, por lo que, junto con el sector forestal, desempeñará un papel clave en conseguir una economía neutra en emisiones. En este sentido, han de promoverse prácticas que fomenten la fijación de carbono en cultivos leñosos y en el suelo.

Las principales líneas de trabajo que se consideran en el horizonte a 2050 para conseguir la reducción de emisiones del sector agropecuario son:

  • Producción de biogás.
  • Gestión de los cultivos y la conservación de los suelos.
  • Digitalización y las tecnologías inteligentes para el riego y fertilización.
  • Mejora en la alimentación del ganado.
  • Uso de fertilizantes nitrogenados recubiertos y con inhibidores de la nitrificación.
  • Aumento de la superficie para el fomento de las rotaciones en cultivos herbáceos de secano, que incluyan leguminosa y oleaginosa, y que sustituyan el monocultivo de cereal.
  • Técnicas de laboreo avanzadas.
  • Optimización del aporte de nitrógeno a las necesidades de cultivo respecto del total de superficie fertilizable.
  • Gestión y aplicación de tratamientos de estiércoles y purines que minimicen la generación de emisiones.
  • Reducción del desperdicio en la cadena alimentaria de consumo nacional.
  • Fomento de la dieta mediterránea y del consumo de productos locales.
  • Prácticas agrarias que promuevan una mayor resiliencia a los impactos del cambio climático y, a su vez, un aumento de la fijación de CO2 por parte del sector.

 

Luego el Proyecto Circular Humus-Spain encajaría en lo referente a conservación de suelos, gestión de estiércoles y purines, y en la fijación de CO2.

Según la ELP, el modelo predictivo que el Gobierno de España está desarrollando para crear un calendario de descarbonización del sector primario, más de la mitad de las emisiones que permanecerán en 2050 procederán del sector primario debido a las dificultades en su mitigación. Esta es una previsión que coincide con el modelo predictivo de la UE. En este punto el Proyecto Circular Humus-Spain puede aportar una solución: cuando se dice «dificultades en su mitigación» , seguramente se refiera a las escasas soluciones industriales que existen para el tratamiento de estos residuos. En cambio, el Proyecto como contrapartida propone una solución basada en la naturaleza cuyos costes de implantación son bajos.

 

Acceso al documento completo de la ELP

 

Oportunidades de mejora de los sumideros de carbono

Para llegar al objetivo de neutralidad climática en 2050, se precisa crear una extensión tal de sumideros naturales que sean capaces de absorber al menos una cantidad equivalente a las emisiones de gases de efecto invernadero remanentes en 2050.

De las 5 lineas de actuación que se proponen en este sentido, el Proyecto Humus-Spain tiene cabida en el conjunto de medidas orientadas a mejorar el carbono orgánico de los suelos agrícolas y forestales, aumentando las capturas de carbono al tiempo que se generan sistemas más resilientes y otros co-beneficios en materia de seguridad alimentaria, biodiversidad y regulación del ciclo hidrológico, entre otros.

Dado que el objetivo de la Estrategia es mitigar un 90% las emisiones brutas totales respecto a 1990, a través de las medidas llevadas a acabo en cada uno de los sectores, quedará un 10%  que tendrá que ser tratado de forma natural, y serán los sumideros los que lo hagan. Para ello hay que aumentar la superficie de suelo capaz de retener ese carbono tal y como propone el proyecto circular Humus-Spain.

En el siguiente gráfico se describen las principales líneas de trabajo identificadas para el desarrollo y fortalecimiento de los sumideros y que puede hacer el proyecto en cada una de ellas:

 

El proyecto y los Objetivos de Desarrollo Sostenible – ODS

El 25 de septiembre de 2015 y dentro del marco de la estrategia de la Agenda  2030, los líderes mundiales adoptaron 17 objetivos de sostenibilidad para proteger el planeta, luchar contra la pobreza y tratar de erradicarla con el objetivo de construir un mundo más próspero,  justo y sostenible para las generaciones futuras. Estos son los objetivos conocidos como ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenibles).

Con los 17 ODS se buscó involucrar a gobiernos, empresas, sociedad civil y también a las personas a título individual (modelo de Gobernanza). Dentro de cada objetivo se trazan diferentes metas y cada una de ellas cuenta con sus propios indicadores que sirven para determinar si el objetivo se cumple o no.

De estos 17 objetivos, el proyecto Humus-Spain encaja principalmente  en el objetivo 12 y en menor medida con los objetivos 6, 13 y 15.

 

Objetivo 12. Producción y consumo responsables

Donde dice:

  • De aquí a 2020, lograr la gestión ecológicamente racional de los productos químicos y de todos los desechos a lo largo de su ciclo de vida, de conformidad con los marcos internacionales convenidos, y reducir significativamente su liberación a la atmósfera, el agua y el suelo a fin de minimizar sus efectos adversos en la salud humana y el medio ambiente.

El empleo de abono orgánico como el humus, reducirá el uso de fertilizantes químicos reduciendo la liberación de gases de efecto invernadero que su uso produce, y la posible contaminación de suelos y aguas por las sustancias químicas que contienen . El crecimiento de la agricultura ecológica hará aumentar su uso, en detrimento de los abonos químicos.

Donde dice:

  • De aquí a 2030, reducir considerablemente la generación de desechos mediante actividades de prevención, reducción, reciclado y reutilización.

El ECOreciclado que propone el proyecto consiste precisamente en esto, reducción-reciclado-reutilización de residuo agrario.

Donde dice:

  • Alentar a las empresas, en especial las grandes empresas y las empresas transnacionales, a que adopten prácticas sostenibles e incorporen información sobre la sostenibilidad en su ciclo de presentación de informes.

El proyecto quiere informar a las empresas agrarias de que esta forma de reciclado sostenible existe y que se puede implantar a un bajo coste para que pequeñas, medianas, y grandes empresas, y que estas puedan comunicar la cantidad de residuos que están reciclando y con ello la reducción de su impacto ambiental.

 

Objetivo 6. Agua limpia y saneamiento

Donde dice:

  • De aquí a 2030, mejorar la calidad del agua reduciendo la contaminación, eliminando el vertimiento y minimizando la emisión de productos químicos y materiales peligrosos, reduciendo a la mitad el porcentaje de aguas residuales sin tratar y aumentando considerablemente el reciclado y la reutilización sin riesgos a nivel mundial.

El ECOreciclado que propone el proyecto podrá tratar los estiércoles desde el mismo momento en que se generan evitando su acumulación y posibles contaminaciones (difusas o puntuales) por escorrentías.

Conoce aquí el problema de las explotaciones ganaderas.

 

 

Objetivo 13. Acción por el clima

Donde dice:

  • La lucha contra el cambio climático, tanto la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero como la adaptación al cambio climático, es una prioridad para España. La agricultura, el turismo, el agua o la energía son sectores especialmente vulnerables a los impactos del cambio climático.

El tratamiento de los residuos ganaderos de forma rápida y local, evitará una gran cantidad de emisión de gases de tipo invernadero. Por otro lado, unos suelos sanos tratados con humus, serán capaces de retener una mayor cantidad de CO2 que de otro modo escaparía a la atmósfera.

 

 

 

Objetivo 15. Vida de ecosistemas terrestres

Donde dice:

  • Luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras y la perdida de biodiversidad. 2.600 millones e personas dependen directamente de la agricultura, pero el 52% de la tierra utilizada para la agricultura se ve moderada o severamente afectada por la degradación del suelo.

Recuperar suelos empobrecidos por el uso masivo de químicos o uso industrial, con el aporte y tratamiento de materia orgánica, (proceso conocido como biorremediación), es uno de los objetivos del proyecto.

 

Conoce aquí que es la biorremediación

Puedes consultar todos los ODS aquí.